RED DE FAMILIAS

RED DE FAMILIAS

family

family

miércoles, diciembre 17, 2014

Violencia Intrafamiliar, sus espirales consecuencias

Violencia Infantil factor espiral de descomposición social

De acuerdo al cuerpo teórico que hipotetiza la violencia intrafamiliar como fenómeno complejo que afecta los futuros desarrollos y relaciones tanto familiares como sociales, que incide en las generaciones vinientes que se gestan en estos ámbitos, y que por ende desvía los positivos avances de tipo familiar, la violencia intrafamiliar se postula como uno de los principales activadores y multiplicadores de la violencia en todas su manifestaciones conocidas hoy día, tales como violencia de género, violencia doméstica, violencia contra los padres, este último sorpresivamente surge como un efecto aparente de la autoridad ejercida por los padres en su momento con sus hijos. Las cifras colombianas reveladoras de los fenómenos de maltrato en todas sus presentaciones son conmovedoras y atemorizan. Avanzan los maltratos contra los niños, el abuso sexual que puede ser un indicador que altere posiblemente la identidad sexual de los niños, desvirtúa los conceptos sobre el sexo, el matrimonio, el género, etc., en fin, la sociedad tiene una responsabilidad impostergable e indelegable de problematizar y resolver esta espiral de maldad que de a poco está embargando y cubriendo nuestras capas sociales y está debilitando nuestras generaciones futuras con esto nuestro futuro estaría hipotecado.

Todo esto hace preveer que si dirigimos nuestras acciones, nuestras políticas de pacificación y respecto por los derechos humanos los cuales inician en los espacios privados como la familia, en dirección a resolver la violencia infantil, se podrían reducir los niveles vinculantes con la descomposición social colombiana con la esperanza de que Colombia retome su rumbo y destino de la mano de los principios de respeto por el prójimo. Crear entornos saludables, ambientes confiados para nuestros hijos constituye una de las manera de resolver nuestra difícil situación familiar y social colombiana.
Toda violencia contra los hijos se hace visible en la vida futura de los niños


martes, diciembre 02, 2014

CÓMO CAMBIAN LOS TIEMPOS

HOY NOS PREGUNTAMOS, MATRIMONIO ¿SERÁ LO MISMO QUE FAMILIA? SERIE: Sociología de la Familia

En un informe del Diario El Tiempo sobre el resultado de una encuesta elaborada por el Centro Nacional de Consultoría, (www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-11746623) se hacen las siguientes afirmaciones: La familia sigue siendo para los colombianos la institución más importante”, sin embargo añade, “el concepto de matrimonio está cada vez más divorciado del de familia”. Los resultados de la encuesta en referencia sirven para entender las variaciones sociológicas conceptuales, los cambios en las relaciones, cambios que están modificando el nuevo rostro de nuestra sociedad colombiana, un rostro adusto, endurecido, falto de amor, que refleja un aparente desconcierto frente a sus frutos y sus generaciones próximas. No se entiende al relacionar las dos afirmaciones cómo es que -para los colombianos- funciona la estructura familia, cómo desligar el concepto matrimonio del concepto familia sin que “pase nada” en el esquema familia, cómo desnaturalizar el matrimonio sin afectar su consecuente natural (la familia). El encabezado del artículo “En Colombia, tendencia a perdonar infidelidades es alta”, deja entrever que el asunto de las infidelidades se mantiene en alza, los triángulos relacionales conyugales operan en contra del fundamento de la familia que es precisamente el matrimonio. Todo esto surge como resultado de una amalgama compuesta y demasiado compleja de varias entidades conceptuales tales como la filosofía predominante y atea de un pensamiento individualista, el egoísmo centrado en el individualismo, un pensamiento nihilista que estimula una moral relativista afectando las relaciones matrimoniales y conyugales, un hedonismo que distorsiona y desdibuja la finalidad del matrimonio reduciéndolo al placer pero matando un baluarte central y vital del matrimonio como lo es el compromiso sacrificial. No de otra manera se entiende porque se está dando el distanciamiento entre estos dos conceptos considerados fundamentales para toda sociedad. Desde este marco sociológico espiritual encuentra la iglesia y el pacto matrimonial una grandísima oportunidad para demostrar que lo “viejo” es la fórmula y que no obstante, sigue vigente, que no existe dentro de este mundo cambiante y caótico nada que lo pueda reemplazar. En mención a este tema nos referimos a la  Escrituras con un mensaje audaz en el libro de Jeremías 6:16 Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma………”. Aunque en aquella oportunidad los judíos dijeron “no andaremos”, nosotros tenemos la oportunidad para cambiar nuestro entorno familiar y comunitario aquí y ahora.