RED DE FAMILIAS

RED DE FAMILIAS

family

family

sábado, agosto 15, 2015

CÍRCULOS VICIOSOS O ESPIRALES VICIOSAS

CÍRCULOS VICIOSOS 
O ESPIRALES VICIOSAS?

El estacionamiento o estancamiento relacional y/o emocional de una vida cuyo destino tarda en lograrse, permite luego de una mirada minuciosa, quirúrgica, milimétrica a los comportamientos y conductas, concluir que existen dos fenómenos o figuras metafóricas y bien diferenciadas que podrían ayudar a situar bajo diagnóstico ciertas amalgamas de conductas que son: círculos viciosos o espirales viciosas.
Se concibe como un círculo todo aquello que gira en derredor de un punto inamovible, determinado y cierto. Pareciera que pasados un tiempo, el trayecto o espacio recorrido por nuestras decisiones nos regresara al mismo punto. Al recurrir a esta metáfora para ilustrar conductas recurrentes y periódicas cuyos efectos desgastantes inmovilizan toda tendencia al desarrollo humano produciendo lo que se conoce como punto muerto, sirve para elaborar y lograr acercamientos sistémicos, y por encima de todo, romper estas tendencias humanas a recuperar esas malas memorias de regresar a patrones de conducta convertidas en grillos o cadenas que transitan a una parálisis exacerbada y maltratante. Se describe como vicioso, ya que inhibe el desarrollo de las virtudes humanas y sociales que mueven el crecimiento integrado de la dignidad humana en relación con Dios, consigo mismo y con el otro; obtura espacios relacionales generando desesperanzas y desencuentros divergentes y disociativos. 
El fenómeno relacional conocido como espiral viciosa cuyo efectos propenden a ser asemejados a los del círculo vicioso, en realidad distan enormemente de aquellos en sí. Espiral viciosa relacional es un fenómeno que desarrolla y activa, por implicación, conductas y variables que gestan mayores complejidades conductuales con el paso del tiempo, lo que supone un progresivo y secuenciado alejamiento de aquello considerado como su raíz o punto de partida gestacional del episodio. El punto muerto del ejemplo del círculo vicioso, en este caso, no existiría, lo que si, es que aparecerían nuevos ingredientes que servirían para avivar e intrincar aún más el nódulo de conductas. Todo esto exigiría intervenciones de ilustres personas con competencias en la salud integral.